Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Jackson Five
Traductor de google

THIS FORUM IN INGLISH!!!

CLICK THE PHOTO BELOW...





Roney Giah, músico brasileño cuenta su mágico encuentro con Michael: "Helado y amabilidad"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Roney Giah, músico brasileño cuenta su mágico encuentro con Michael: "Helado y amabilidad"

Mensaje por Admin-Dulce el Dom Jul 22, 2012 3:25 am

GRACIAS A ENYJACKSOUL, DEL FORO HIDEOUT POR PASARME EL ARTÍCULO.

Se echó a reír.
Detuvo su andar, me miró y me dijo:
- Ok, give me your card. (Okay. .. dame tu tarjeta)

Su nombre era Michael Jackson.
Yo era un estudiante de música en Los Ángeles y era mi primera semana en Estados Unidos.
La historia que precede a esta escena y su continuación es más o menos simple, a excepción de la magia que la rodea.

Eran mis primeros días en M.I. (Musicians Institute), una escuela de música en Los Angeles, estudié desde 1993 hasta mediados de 1994. Acababa de encontrar un lugar para vivir, alquilaba un garaje de una casa en Highland Park , a 15 minutos del centro de Hollywood. Una casa tranquila, donde viví durante los 16 meses que pasé allí, cuyo amable dueño, se convirtió en una gran amistad que mantengo hasta hoy.
En la primera semana de la escuela, tuve la oportunidad de tomar algunas lecciones con Jennifer Batten, la guitarrista de Michael Jackson en ese momento, que alucinó al mundo con los solos de guitarra virtuosos y su energía increíble.
En mi primer sábado estadounidense, después de mi debut en la universidad, fui invitado por Jorge Briozzo, el gentil dueño de casa, para ir a la playa en Santa Mónica, ya que yo no tenía coche.
Muy bonito.
Un sol caliente, pero moderado, a diferencia del horno habitual de la costa brasileña, una arena fina y distante del agua fría que rompía en la playa, el falafel (comida árabe, albóndigas o croquetas de legumbres) en un papel para engañar el hambre y buenas conversaciones. Al final de nuestra sesión de mar, a las 16hs, fuimos al estacionamiento para ir a casa cuando sonó una bocina, George me agarró del brazo y dijo en voz baja, tratando de no mover los labios:
- Ese de la Cherokee verde saludando y tocando la bocina a nosotros es un amigo mío, Adrián. Si nos invita a almorzar, responde "no". La última vez me llevó a un restaurante muy caro aquí en Malibú, estuve cuatro meses pagando la factura.
Fuimos al encuentro de la camioneta de Adrián..
Desde la ventana abierta, sonriente, muy amigable, nos saludó emocionado, preguntó cuál era mi nombre y tras breves presentaciones, sin ceremonias, preguntó:
- ¿Vamos a almorzar?
Jorge dijo que no, inmediatamente.
Adrián insistió.
Jorge dijo que el estacionamiento sería costoso, ya era tarde y que acababa de comer un falafel.
Adrian dijo:
Entonces, ¿qué?
Brasileño desbocado , interrumpí esa conversación ridícula , confesando:
- ¿Sabes que Adrian? ... estamos "duros". Así que tiene que ser un lugar muy barato o nos ayudas a pagar la factura.
Adrian dejó de sonreír, miró hacia abajo rápidamente, como quién hace cuentas mentalmente y dijo:
- Por supuesto, vamos pronto, antes de que cambie de opinión. Y se rió de sus propias palabras.
Fuimos al primer restaurante, estaba cerrado (era las 16 hs).
Adrian dijo: Conozco uno muy agradable que estará abierto.
Un minuto más tarde, todavía en el barrio de Santa Mónica (donde vivía Michael) sentado en el asiento trasero del coche, vi algo que era matemáticamente improbable:
Por el reflejo del vidrio espejado de la ventana de un Café Francés al otro lado de la calle, vi la puerta de una limusina blanca GMC que se abría y a Michael Jackson saliendo por ella.

Yo no sé si he sido claro, pero para que conste:
Si fuera uno o quizás dos segundos más tarde, o quizás más temprano, o incluso si hubiera estado sentado en el asiento delantero, no hubiera tenido el ángulo suficiente para ver el reflejo de la ventana y por lo tanto, ver a Michael abrir la puerta. Todo parecía demasiado curioso.
Pero estaba claro para mí lo que tenía que hacer.
Hablé con toda la falta de intimidad que tenía con el propietario del transporte:
Adrian ... para el coche. Michael Jackson está entrando en un café al otro lado de la calle.
- ¿Quién?
- Michael Jackson.
- ¿Cómo lo sabes?
- Lo he visto.
- ¿Y si es un doble?
- En una limusina GMC de medio millón de dólares?
- Adrián - hizo las cuentas - enmudeció, pero no detuvo el coche.
Hablé en un tono más ansioso:
- Adrián, para el coche, por favor.
- Incluso si es él, ¿qué vas a hacer?
- Intercambiamos miradas por el espejo retrovisor y él entendió que yo estaba en un estado poco negociable.

Paramos el coche, muy lejos y corrí hacia el café. Antes de entrar, miré adentro de la limusina, tres guardaespaldas jugaban a las cartas indiferentes. En el Café - vacío - una pareja de ancianos tomaban un helado.
Le pregunté al único camarero, que estaba secando vasos:
- ¿Dónde está Michael?
- ¿Qué Michael?
Descifré el enigma de inmediato, lo creas o no, Michael Jackson se detuvo para ir al baño y nadie lo vio entrar al lugar.
Busqué en el cuarto de baño y nada ... el lugar era grande.
Hasta que veo del otro lado, una puerta que se abría y Michael saliendo.
Adrián, quien ya había entrado y estaba allí, lo saludó con alegría.
Con pasos apresurados llegué a Michael:
Gafas Ray-Ban de sol espejadas, hombreras doradas , pantalón negro y camisa negra (sin el famoso frente dorado de los uniformes, un estilo más "informal"), me saludó.
Con las manos en el bolsillo y muy relajado, se paró como si esperara una conversación ( en mi mente me hubiera saludado, y se iría a toda prisa).
Impresionado por el repentino interés, dije:
- Tú sabes, yo estoy tomando lecciones de guitarra con Jenniffer ...
- ¿En serio?
Y así, de la nada ... ahí estaba yo ... hablando de música con Michael Jackson con los pies llenos de arena. Hablamos de guitarras, le gustaba el estilo de Jenniffer, su banda de música. Hasta me preguntó de dónde era y le comenté que era de Brasil.
- ¿En serio? Y en un tono más optimista, dijo:
- Hombre, me encanta Brasil ...
Le pregunté por qué no había tocado todavía en Brasil (lo hizo en febrero de 1993 ... A mí, obviamente, me gusta pensar que el único espectáculo que hizo aquí diez meses después, tuvo que ver con nuestra charla). Él me preguntó si yo pensaba que la gente iría al show. (Lol)
-¿ Estás bromeando? Tienes más fans allí que aquí.
Se echó a reír. Comenzó a moverse hacia la puerta de salida poco a poco.
Pensé:
- Vaya, se va ... y le pregunté:
- Tienes que irte, ¿verdad?
- No. .. quiero un helado ... ¿Quieres uno?

- Claro. (Caramba, qué surrealista es escribir al respecto)
Sin embargo, en la calle, se acercó otra realidad:
Adolescentes estaban cerca esperando su salida, tal vez porque sentían que no podían entrar en el Café .. no sé.
Ahí me di cuenta que mi momento de intimidad con él se acababa.
Hablé sin pensar:
- Michael, quisiera tocar contigo. Acompañarte en una canción con la guitarra, me daría inspiración para toda la vida.
- Se detuvo y se dio la vuelta. Con una leve sonrisa, me entregó la expresión de más confianza que recibí en los 20 años de carrera y de todos los artistas que la vida me ha permitido conocer. Moviendo la cabeza afirmativamente, sus ojos y su cara dijo: "Eso es todo chico. Esa es la actitud. "
Él respondió con prontitud:
- Ok, give me your card. (Okay. .. dame tu tarjeta)
- No tengo tarjeta todavía. Llegué de Brasil hace una semana.
- Michael miró un florero sobre la mesa, se levantó y tomó un papel que estaba debajo.
- Mira ... Escribe tu número aquí.
- Yo escribí mi teléfono (Jorge Briozzo, en realidad) apoyado sobre sus hombros.
Se fue. Los adolescentes lo "atacaron".
Me alejé y me senté en estado de shock.
Yo lo vi tomar el helado, pero la multitud creció y se metió en su limusina con el helado en la mano.
Antes de entrar, se detuvo y miró adentro del café, como buscándome a mí.
Pensé:
- No es posible ...
Pero lo era. Llegó a la puerta, me vio sentado. Él tomó el papel con mi teléfono de su bolsillo y lo sacudió en el aire, como quien dice:
- Fucking coraje, hermano ...
Me pasé un mes pegado al teléfono. Compré nuevas cintas a una secretaria. Pero él no llamó ... sniff
El único comentario de Jorge ese día fue: "No doy crédito!!! Michael Jackson tiene mi número?!!"

Su presencia era calma y fue sin duda la más humilde estrella del pop que yo conocí, y me habló.
Me trataba como a un igual, a pesar de su magnitud evidente.

Dos meses más tarde, y pasado el alboroto, salí de la universidad para el almuerzo.
Caminé a través de los callejones de Los Ángeles (esos callejones que aparecen en las películas). El personal de la escuela dijo que era demasiado peligroso caminar por los callejones, pero para un brasileño era una broma ... en serio - incluso había unos cuantos aros de baloncesto colgando para que jugaran los "bandidos".
De repente, caminando solo, veo una limusina blanca GMC que venía en mi direccion a dos por hora, apretada en el estrecho pasaje - donde no podían entrar los coches, por cierto...
Pienso:
- ¿Me está tomando el pelo?
No. El destino no estaba bromeando.
Era el coche de Michael con cuatro policías que lo acompañaban viniendo hacia mí.
Tuve que parar, ni siquiera podía pararme junto a la ventana, porque era demasiado estrecho para que pasara la camioneta.
La limusina se detuvo. La puerta se abrió. Michael salió.
Justo cuando estaba en el callejón. Me acerqué y un policía hizo un gesto con la mano, "Deténgase".
Michael se dio cuenta de la tensión y me miró. Se detuvo y sonrió, como si él supiera que me conocía , pero no recordaba de dónde. Dudó, vino en mi dirección, pero el policía le puso la mano sobre la espalda y se detuvo.
Él puso su dedo índice en lugar del reloj (incluso sin usar reloj), como si dijera:
- Wow ... qué tarde ... si no paraba a conversar.
Yo sonreí. Él dijo adiós. Corrí a la calle. En el Boulevard de Hollywood tuvo la ceremonia de su primer estatua de cera en el Museo de Cera .

Aquí en Brasil, hace cinco años, tomando un vino con Paulo Ricardo, Luis Carlini y el personal de la discoteca donde me presentaba, Luis Carlini, dijo que Michael le dio un pedal de Wha Wha a él cuando se conocieron en el vestuario del Palacio de Convenciones de Anhembi, después del espectáculo de los Jackson 5.
El rey de la Bondad.
El Rey de la Danza.
El Rey de la Música.
El Rey de la voz.
El Rey del Pop
No habrá otro tan pronto.
Un beso para ti, mi hermano, que nos ayudaste a soñar sin siquiera saberlo.

http://www.roneygiah.com.br/index.php?option=com_easyblog&view=entry&id=2&Itemid=50&lang=pt








"LETS HEAL THE WORLD TOGETHER, THIS IS MY DREAM..."

Admin-Dulce
Administradora
Administradora

Mensajes : 4289
Puntos : 5179
Fecha de inscripción : 11/02/2010
Edad : 49
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.