Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Jackson Five
Traductor de google

THIS FORUM IN INGLISH!!!

CLICK THE PHOTO BELOW...





Nuevo epílogo para Moonwalk edición 2009 de la editora Shaye Areheart.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuevo epílogo para Moonwalk edición 2009 de la editora Shaye Areheart.

Mensaje por Admin-Dulce el Lun Mar 26, 2012 1:41 pm

http://mjmyinspiration.blogspot.com.ar/2011/08/new-afterword-by-shaye-areheart.html

Epílogo Nuevo Shaye Areheart


Jacqueline Kennedy Onassis y Shaye Areheart fueron las editoras de Michael Jackson, en Doubleday Publishing Company, la editora que publicó Moonwalk en 1988.

Michael Jackson tenía una risa contagiosa y un maravilloso sentido del humor. Cuando Jacqueline Kennedy Onassis y yo lo visitamos la primera vez en su casa de Encino, en 1983, fue un anfitrión gentil y simpático. Junto con él, esperaban para saludarnos su madre, Katherine, y su hermanas La Toya y Janet, con el aspecto joven y lozano de unas estudiantes adolescentes.
Michael vestía lo que llegué a considerar su atuendo habitual - mocasines negros, calcetines blancos, pantalones negros, camisa de manga larga sobre una camiseta blanca. Era dulce y divertido y un poco tímido. Pero era evidente que estaba orgulloso de recibir a Jackie en su hogar y encantado de que ella y yo quisiéramos que escribiese un libro.

Hablamos y picoteamos la comida que la señora Jackson nos había preparado hasta que Michael nos preguntó si
nos gustaría visitar la casa y el jardín. Vimos sus trofeos y placas, los discos de oro y muchas fotografías de Michael con gente como Fred Astaire, James Brown, y Elizabeth Taylor, y, la verdad, todo aquel que era famoso en los Estados Unidos en 1983. Michael era extremadamente educado y no fanfarroneaba en absoluto de todo aquello, aunque se sentía claramente orgulloso - un chico de Gary, Indiana, había logrado todo ésto!

La última habitación que vistitamos tenía un enorme terrario de cristal con una cubierta encima. Estaba colocado sobre una mesita baja, de manera que no se veía bien lo que había adentro. Jackie y yo estábamos mirando alrededor admirando unos pájaros en sus jaulas, sin darnos cuenta de lo que Michael estaba tramando. De repente, se giró hacia nosotras desde el terrario y dijo con una sonrisa encantadora en los labios: "Mira Shaye, ¿Quieres sostener a Muscles?'' Una bonita boa constrictor estaba recostada en sus brazos. La tomé. Se sentía como la seda húmeda y, para mi sorpresa, comenzó a moverse hacia los lados, corriendo el peligro de que se me cayese. Exclamé algo con la intención de avisar y Michael recuperó la serpiente con actitud protectora mientras su rostro se cubría con un gesto de terrible decepción .

No fue hasta mucho más tarde, al tomarme el pelo sobre el incidente, cuando me di cuenta de que él esperaba, deseaba de hecho - que yo lanzase un chillido y quizá saliera corriendo como loca de la habitación. En el fondo él era un niño en el corazón - entonces y siempre.

Michael estaba haciendo el video musical de su canción "Thriller" mientras estábamos en Los Angeles, y nos invitó a ver lo que estaba haciendo.
Fuimos al estudio al día siguiente y conocimos a John Landis, quien estaba dirigiendo el video, y vimos el plató, que estaba plagado de agujeros por dónde emergerían los zombis. Michael y John comenzaron a bromear sobre el lío en el que se meterían con el seguro si sufríamos una lesión así que de repente, nos hicieron pasar al remolque de Michael, donde empezamos a comentar sobre lo que el libro podría y debería ser.

Él era una persona muy visual y pensó que quizás sería una buena idea hacer un libro de gran formato y tapas duras con fotografías y mucho texto. No habíamos escogido un formato particular así que estábamos dispuestas a considerar cualquier opción. Entonces Michael le preguntó a Jackie si estaría dispuesta a escribir el prólogo del libro una vez que estuviera terminado y ella estuvo de acuerdo. Volvimos a Nueva York con el acuerdo del libro bajo el brazo, y la aventura comenzó de verdad.


Durante los cuatro años que he trabajado de forma intermitente y viajé con Michael cuando estaba creando su libro, Moonwalk, fui testigo de cómo disfrutaba del mundo, su novedoso punto de vista sobre lo que la mayoría de nosotros llamaríamos realidad. Michael era un artista, y los artistas no son como el resto de nosotros , no quieren trabajar en oficinas, ni llevar una vida convencional, o preocuparse de no herir suscepcitibilidades ajenas.

Michael vivía la música, respiraba música. Mientras bajaba las escaleras o viajaba en su automóvil, puede que entonase unos compases de una canción en la que estaba trabajando, o una melodía que le rondase en su cabeza, todos los allí presentes quedaban inmediatamente convencidos de estar en compañía de alguien que evidentemente era un genio de la música.

Michael, como todos sabemos, fue privado de una infancia, ésto lo persiguió y lo mantuvo en'' Neverland''. Se dio cuenta de lo importante y lo especial que es la infancia, a pesar de que aquellos que hemos tenido la suerte de disfrutarla no nos diésemos cuenta de su valor. Había vivido en la tierra de los adultos durante demasiados años, y observaba con asombro y una creciente inquietud, que los adultos suelen vivir en un traicionero mundo de brutalidad, murmuraciones, y miedo. Michael, que había llegado demasiado pronto a ese mundo, no quería compartir esa forma de vida. No pudo disfrutar de algunos de los aspectos más básicos de la infancia, ya que en lugar de jugar y perder el tiempo, él había trabajado. Recorrió un club nocturno tras otro , local tras local, y fue de lugares llenos de humos y cientos de personas ebrias hasta llegar al Show de Ed Sullivan. Ésto, no fue una infancia, fue trabajo duro, y presión sobre los hombros de un pequeño niño con una voz maravillosa y una presencia escénica electrizante propia de alguien cinco veces mayor.

Cuando tuvo la edad y la seguridad financiera suficiente, Michael Jackson creó su propio mundo, un lugar lleno de paz y amabilidad, con expendedores gratuitos de cualquier golosina imaginable, con cine privado con palomitas y refrescos cuyo vacío resultaba emocionante , y cuyo operador aguardaba a oír tus deseos, un lugar con chimpancés vestidos con trajes de marinero y donde la diversión era la única moneda aceptada. A Michael le encantaba estar en la compañía de los niños, porque, tal y como me dijo en muchas ocasiones "los niños no te mienten". Los niños son puros e inocentes y buenos. Estar con los niños es como recibir una bendición, es como estar con los ángeles''.

Jackie y yo le pedimos a Michael que escribiera sobre su vida, ya que a pesar de lo joven que era cuando iniciamos el proyecto ya llevaba casi veinte años en el mundo del espectáculo. Era un fantástico intérprete, cantante,
compositor y bailarín a quien, Fred Astaire, admiraba. ¿Qué tendría que contar aquel joven maravilloso?, ¿qué historias querría revelar? ¿ qué experiencias habría acumulado?


Lo cierto es que Michael llevaba tanto tiempo en el punto de mira que se había vuelto muy protector de esas cosas que sus fans no podían ver, que desconocían.
Se había escrito acerca de él en todas las etapas de su vida. Se habían publicado hechos, al igual que falsedades. De manera que le encantó la idea de poder poner las cosas en su sitio con su propio libro, con sus propias palabras, aunque al mismo tiempo tuviera como deseo primordial, guardarse algunas cosas para él y para aquellas personas que más amaba.

En nuestro segundo viaje a Los Angeles para reunirnos con Michael, fuecon nosotros el diseñador J.C. Suárez cargado con una gran variedad de materiales artísticos y grandes hojas de papel de dibujo. Nos sentamos en torno a la inmensa mesa del comedor de Michael y charlamos sobre cómo querría él que el libro sea. Michael, a quien le encantaba dibujar, y J.C. hicieron bocetos mientras todos comentábamos las infinitas posibilidades que se abrían ante nosotros.

Finalmente, Moonwalk, se convirtió en el libro que tienes en tus manos - un formato más pequeño, pero con algunas de las imágenes favoritas de Michael, y un dibujo de sí mismo y una firma que él hizo para nosotros en una hoja en blanco
de papel para que pudiéramos usarla como parte de la portada. Él amaba a sus fans y le gustó
la idea de que todos los que compraran el libro se sintieran como si tuvieran una copia autografiada.


Michael tenía un ojo increíble. Fue él quien inventó el guante blanco, los trozos de cinta adhesiva blanca en la punta de los dedos, los uniformes. Fue él quien pensó que marchar por las escaleras con decenas de policías con trajes azules se vería atractivo, que correr por las calles con cientos de hombres con uniformes sería espectacular y emocionante para el espectador. Él buscó a los mejores talentos para trabajar con él y supervisó todos los aspectos de sus videos musicales, que él realmente pensaba como cortometrajes y siempre se refirió a ellos como tales.

Yo estuve con él un par de veces cuando la gente venía a la casa para tratar de conseguir su aprobación en la mercancía que querían crear . Él quería que fuese de la mejor calidad, que valiera la pena el dinero que la gente pagaría, quería que fuesen duraderos. Él era un perfeccionista. Mira otra vez los videos musicales, realmente mira cada detalle, y te darás cuenta del cuidado con que se ha hecho cada toma, cada vestuario, la iluminación. Su mano estaba en todo, y su visión infalible tenía siempre la última palabra.


Me gustaría poder decir que él le dio la misma atención a este libro. Mientras que él amaba los libros y los llevó con él a dondequiera que iba, la creación de uno, no era tan emocionante como encontrar la nota, el paso o el guitarrista perfectos , por lo que la redacción de este libro tomó un largo tiempo. Sin embargo, él quería que Moonwalk sucediera o no lo habría hecho.
La verdad es que él me dio una libertad impresionante. Después de que un escritor que le estaba ayudando no pudo captar lo que quería, le sugirió a Jackie que tal vez yo podría ir a Los Ángeles y hacerle preguntas, y él grabaría las respuestas. Las cintas podían ser transcriptas, y él podría leerlas y añadir material o inspirarse en una historia para contar otra. Nunca había entrevistado a nadie y lo hice con torpeza, pero él, era un estupendo colaborador, además de una persona muy comprensiva. Pasamos muchas tardes hablando en su sala de estar privada y la biblioteca de la segunda planta de la casa en Encino con la grabadora en funcionamiento.
Era una habitación agradable, con paneles de madera, con estanterías del suelo al techo y una chimenea. Por lo general, nos sentábamos frente a la chimenea, Michael tumbado en un sofá, y yo con las piernas cruzadas en el piso luchando con la grabadora. Yo simplemente tenía que ponerla en marcha, y él contaba historia tras historia sobre su familia y su niñez, y de lo que supuso el hecho de que la Motown se pusiese en contacto con ellos y que Berry Gordy y Diana Ross entrasen en su vida. Él no paraba de hablar y luego yo transcribía las cintas. Michael leía las transcripciones y jugueteaba con ellas lo mismo que yo.

-----------------------------------------

Por las noches, a veces veíamos una película en la sala de proyecciones. Recuerdo que nos llevaba a su amiga y asesora Karen Langford y a mí al Museo del Condado de Los Ángeles para la Infancia, que se mantenía abierto para nosotros después de hora. Nos agotábamos saltando contra las paredes de Velcro, de pie frente a luces giratorias, y lanzando bolas de plástico a las piscinas. En el camino a casa, le pidió a su chofer que se detuviera en algún lugar cerca de la intersección de Hollywood y Vine, y saltó del coche para bailar en su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, cantar algún fragmento pequeño perfecto de una canción antes de saltar de nuevo al coche, y nos fuimos en la noche. Fue emocionante estar en su presencia. Fue emocionante y divertido y brillante.

Unos pocos años pasaron - tenía un trabajo a tiempo completo en Nueva York en la empresa Doubleday Publishing y Michael estaba muy ocupado haciendo videos, escribiendo canciones y la grabación de su próximo álbum. Por último, a un escritor de verdad se le dio todo el material que había acumulado y rápidamente le dio forma narrativa. Cuando Stephen Davis terminó el manuscrito, Michael se encontraba en su gira Bad, en Asia. Nuestro CEO,
Alberto Vitale, quería terminar el libro tan pronto como sea posible - después de todo, habían pasado casi cuatro años. Le expliqué que Michael estaba en Japón y había que esperar meses para que él regresara de esta parte de la gira mundial para que pudiera leer todo.

'' Entonces ve'' me dijo. '' Para Japón?'', Le pregunté, sorprendida. '' ¿Por qué no?'', Respondió con su breve firma. Así que llamé a la gente de Michael y les pregunté si podría unirme a él en la gira para finalizar el proyecto Moonwalk. Michael dijo que bien, pero me sugirió que me reuniera con él en Australia, su agenda sería un poco menos agitada que en Japón. Él iba a Melbourne y luego a Sydney y Brisbane. Me uniría a él en Melbourne y me quedaría todo el tiempo que llevara conseguir lo que necesitaba.

Fue en Melbourne que llegué a ver a Michael en concierto por primera vez. Él era un eléctrico intérprete, y lo he visto una y otra vez, ya que viajamos y lo hizo show tras show. Las multitudes eran enormes y estaban locas por él. Yo no estuve de gira con él en cualquier otro lugar, pero les puedo asegurar que los australianos amaban a Jackson!

Podíamos trabajar juntos en su único libro en las noches que no tenía show. Yo había traído dos copias del manuscrito conmigo de Nueva York. La primera noche nos reunimos, le pregunté a Michael cómo quería trabajar. Le sugerí que podía leer una página al mismo tiempo que yo leía la misma página, y me podía dar las correcciones que pudiera tener. Él sólo me miró con una expresión divertida en su rostro. Así que le dije,'' O yo podría leértelo, y tú podrías pararme cada vez que desees realizar cambios.'' Él sonrió y dijo:'' Eso es una idea mucho mejor! Leélo para mí''.

Así que durante dos semanas a principios de noviembre de 1987, en Melbourne y Sydney - cuando Michael tenía tiempo - me senté en uno de los extremos de su cama en pantalones vaqueros y él se sentó en el otro en pijamas de seda de color rojo, y yo leí cada palabra de Moonwalk y él pacientemente corregió los errores y añadió tela, más cerca del final. Cuando la última página se dio la vuelta y terminamos, tomé el manuscrito final y volé de regreso a Estados Unidos.

Lo vi en diciembre en Los Ángeles cuando llegó a casa de la gira, y discutimos lo que debería estar en la portada y la forma en que el libro debía ser objeto de publicidad y promoción.
Él había dejado claro que no estaba dispuesto a hacer cualquier aparición, de radio o televisión, pero sugirió que yo podría hablar acerca de la realización del libro cuando saliera, y lo hice un poco.

Luego, sin advertencia, Michael tuvo una crisis de fe sobre el libro poco antes de que tuviera que ir a la imprenta. Su
abogado, asesor cercano y amigo John Branca, que había estado involucrado en el libro en muchas maneras maravillosas, me llamó a Doubleday con la noticia. Me quedé de piedra. El libro estaba realizado por completo - la introducción, fotos, cubierta diseñada - Todo estaba listo para ir a la impresora. Jackie y yo quedamos muy satisfechas con la forma en que había quedado, pero ahora Michael había cambiado de parecer.

Durante aproximadamente una semana, él y John y Karen y todos nosotros en Doubleday luchamos con este dilema. Creo que de pronto se sintió terriblemente expuesto. Nunca había dicho mucho acerca de él y su familia y su vida.
Él nunca había hecho un libro antes, y los libros son de gran alcance. Una vez que las palabras son impresas, están ahí para siempre. ¿A la gente le gustará ? ¿Había revelado demasiado?
¿Se sentiría cómodo con que el mundo conozca sus sentimientos y pensamientos?
Finalmente, se calmó y lo dejó ir, y empezamos la promoción.

Moonwalk se convirtió instantáneamente en un # 1 del New York Times best-seller y un éxito de ventas en todo el mundo. El año era 1988 y Michael estaba muy contento y orgulloso de la atención que el libro recibió y por eso, por supuesto, nosotros también.

Espero que hayan disfrutado de Moonwalk y que sientan que han conocido al verdadero Michael Jackson ahora, porque él era un hombre extraordinario. Nunca he conocido a nadie como él, y dudo que lo haga.

Shaye Areheart
Nueva York
2009










"LETS HEAL THE WORLD TOGETHER, THIS IS MY DREAM..."

Admin-Dulce
Administradora
Administradora

Mensajes : 4289
Puntos : 5179
Fecha de inscripción : 11/02/2010
Edad : 49
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.